12/7/09

Aproximación al Qi Gong


  • El Qi Gong es una práctica corporal china de origen milenario basada en la circulación del Qi por el cuerpo humano.
  • Fue integrado en la Medicina Tradicional China por Huang Di, el Emperador Amarillo, en el siglo XXVI aC.
  • Su práctica conjuga el ejercicio de posturas, gestos y respiraciones destinadas a permitir la circulación del Qi (energía) con el objetivo de preservar la salud, curar enfermedades y prolongar la vida.
  • Una de las primeras referencias escritas sobre el Qi aparece en el I Ching, definiéndolo como el principio universal que sustenta la existencia, lo que da forma y sustancia a todas las cosas y seres del Universo.
  • La finalidad del Qi Gong es ampliar la conciencia del ser humano. Su práctica es una vía para estar en armonía con la naturaleza, un camino para desarrollar las cualidades humanas y trasformarse interiormente.
  • El cuerpo, la mente y el espíritu son manifestaciones diferentes del Qi Principio Universal. El cuerpo es Qi en estado denso y compacto, mientras que el espíritu (Shen), es una expresión sutil del Qi. La tarea humana para entrar en armonía con el Dao (Tao) consiste en refinar la esencia corporal del Qi, llamada Jing, para extraer de ella su quintaesencia, el Shen, espíritu o conciencia divina (alquímia interior). Así que el cuerpo y el espíritu no son dos realidades separadas si nó que se hallan vinculadas por el Qi, principio unificador de la vida.
  • Para los chinos el estado del organismo ejerce influencias sobre la mente y las emociones y a partir de la mente puede modificarse el estado corporal. Ejercitar el cuerpo es sinónimo de desarrollar equilibrio físico, mental y espiritual.
  • El Qi Gong bebe en las fuentes del budismo cuyas enseñanzas afirman que la verdadera identidad se sitúa más allá del ego y de la personalidad. La identidad se relaciona con la pura conciencia. El cuerpo, los sentimientos, emociones y percepciones son meros fenómenos que crean la ilusión de un yo y nos encadenan a la rueda de la vida, el Samsara. Renunciar al deseo que ata a la existencia, percibir la vacuidad de todo fenómeno, liberarse de las memorias que crean la ilusión de una individualidad, he ahí el fin último del Qi Gong como vía de realización. Trascender la materia para trasformarse en trasparencia, en conciencia, en Qi.

CURACIÓN MEDIANTE EL QI GONG

  • El Qi Gong es una de las cinco ramas de la Medicina Tradicional China junto la acupuntura, masajes, fitoterapia y la dieta.
  • Existen dos métodos médicos de Qi Gong que pueden combinarse para curarse: la autocuración y la trasmisión de Qi. En la primera el propio paciente guía el Qi con la respiración, los movimientos y el pensamiento hacia aquella zona que lo necesita. Mediante la trasmisión el sanador es quien proyecta el Qi al paciente.
  • Para el tratamiento preventivo una hora o unos minutos al día de Qi Gong son suficientes, mientras que en un proceso de enfermedad se requiere varias horas.
  • El Qi Gong promueve la responsabilidad del paciente sobre su propia salud y los ejercicios en grupo son más eficientes al generarse mayor concentración de energía. El maestro orienta las sesiones enseñando a absorber el Qi beneficioso y a desprenderse de Qi pernicioso. Curarse es enfrentarse a si mismo.
  • La práctica del Qi Gong restaura la confianza básica de la persona. Ofrece un nuevo modelo de comprensión, del cuerpo, la salud y la vida. Permitiendo al individuo contemplarse diferentemente, dándole la opción de restaurar su pasado superando la imagen negativa o insatisfactoria de si mismo, regenerando las relaciones con los demás y viviendo de manera más consciente el instante presente. El Qi Gong es un viaje interior que nos descubre nuestro verdadero ser.
  • El Universo es una red de energías en la que todo se halla implicado. El cosmos, la naturaleza y el ser humano forman parte del Qi. El cielo, la Tierra, el ser humano, las plantas, la materia y el espíritu son manifestaciones distintas del Qi. En el plano humano el cuerpo, las emociones, los pensamientos, los sentimientos y el espíritu también son formas de Qi. El ser humano se concibe como un tejido invisible de Qi y no sólo se nutre de los alimentos sin también del Qi de Cielo, la Tierra y la Naturaleza. La salud consiste en preservar todos estos Qi que se hallan en constante movimiento.
  • La medicina china considera el sistema energético humano prioritario sobre los otros sistemas como el sanguíneo o el nervioso siendo el Qi quien hace funcionar el resto de sistemas. Y cualquier perturbación física, emocional o mental es debida a una disfunción de la energía, por todo ello la terapia china está dirigida a restableces y equilibrar la circulación del Qi.
Bibliografía:

"Qi Gong. Práctica corporal y pensamiento Chino." Isabel Calpe Rufat

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...