18/11/13

Acupuntura: medicina física para el dolor y el estrés


El dolor y el estrés a menudo van de la mano. Muchos de nosotros tenemos vidas estresantes, con horarios laborales de tiempo completo, cuidado de los niños, labores del hogar, actividades extras, etc.
En esta situación, es posible que no seamos conscientes de la tendencia a adoptar posturas y movimientos repetitivos con nuestro cuerpo, creándose así lo que la Medicina Física de Acupuntura (APM, por sus siglas en inglés) llama patrones sostenidos.
Los patrones sostenidos ocurren cuando nuestro cuerpo permanece en una mala postura, por ejemplo, cuando nos sentamos frente a un escritorio por largos períodos de tiempo, en forma encorvada o desgarbada. Con esta posición a diario, sin darnos cuenta creamos un patrón postural. Los patrones sostenidos dan como resultado puntos tensos y dolorosos en pecho, abdomen, hombros, y a lo largo de la columna vertebral.
APM fue desarrollada por el Dr. Mark D. Seem, acupunturista en la Universidad Tri-State de Nueva York, y presenta un enfoque moderno de acupuntura, que maneja los patrones sostenidos con una combinación de puntos de acupuntura.
¿Cómo funciona?
APM comienza con la relajación del paciente, luego, trata los puntos tensos y dolorosos de todo el cuerpo. Estos puntos sensibles se encuentran en la fascia, un tejido conectivo que recubre al músculo y se conecta con los órganos.
El médico de APM aplica presión a los puntos de acupuntura que se conectan con los canales de energía o meridianos, en todo el cuerpo, relajando al paciente. Luego, localiza los puntos dolorosos a través de la palpación, mientras se comunica con el paciente para evaluar estos puntos.
Las personas que se encorvan sobre el escritorio, suelen tener puntos dolorosos en hombros, cuello y columna vertebral, por lo cual el médico de APM, primero debe localizar estos puntos y luego ubicarlos en zonas alejadas del centro del cuerpo, sobre manos, brazos, piernas y pies, para punzar y liberar la tensión en estos puntos.
A continuación, los puntos dolorosos se tratan directamente con una punción inicial. Luego, se empuja la aguja de arriba hacia abajo, lentamente al principio y después más rápido para hacer que el punto tenso se suelte y relaje. Esto crea una liberación miofascial en el tejido conectivo que cubre los músculos y que está relacionada con el punto de tensión.
Muchos pacientes sienten alivio después de la primera sesión, pero pueden requerir un refuerzo. La mayoría necesitan varias sesiones de tratamiento, una o dos veces por semana durante dos meses aproximadamente. Una vez liberada la tensión en los músculos, los pacientes se sienten mejor y con menos tensión en su vida cotidiana.
Tratamientos complementarios
El médico acupunturista puede complementar el tratamiento de APM con otras terapias, tales como ventosas, Gua Sha (Terapia de la medicina tradicional china) y métodos de succión y raspado, que también aflojan los músculos y liberan el calor corporal.
En la medicina china, mientras más activa sea la participación de los pacientes en su curación, más eficaces serán los tratamientos. Prácticas como el qigong, que trabaja directamente los meridianos, el yoga y las técnicas de meditación, le ayudan a reducir el estrés, y complementan el tratamiento de acupuntura.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...